Detergentes ecológicos en casa: el limón

P1220853

Seguimos con los artículos sobre los detergentes ecológicos y naturales en casa. Hoy toca el zumo de limón.  El precio es asequible, de 1 a 4 Euros el kg según el establecimiento.

El limón es la fruta comestible del limonero,  un pequeño árbol frutal perenne que puede alcanzar hasta 4 m de altura. El limonero posee una madera con corteza lisa y madera dura y amarillenta muy apreciada para trabajos de ebanistería.

El limón, junto con el ajo, la cebolla, la miel, el brocoli, el apio y alguna fruta y verdura más, es un milagro de la naturaleza por la gran cantidad de vitaminas y nutrientes que puede aportar al ser humano. Por ello tiene infinidad de aplicaciones culinarias, medicinales, depurativas y de limpieza. Hoy hablamos de las posibilidades de su uso como detergente en casa.

Este limpiador ecológico y desinfectante natural tiene un olor maravilloso, así que la primera posibilidad es usarlo como desodorante y ambientador: en espacios abiertos o cerrados, en el salón, en las habitaciones, en la cocina, en la nevera, en el lavavajillas. En espacios abiertos puede colocarse entero o partido, y en la cocina, baño, nevera o lavavajillas, podemos usarlo abierto o simplemente colocando la piel después de haber tomado el zumo por la mañana o haberlo usado para cocinar o hacer un pastel. (así no desperdiciamos nada).

Por su  alto contenido en ácido cítrico, el zumo de limón es uno de los mejores limpiadores naturales debido a su bajo pH y sus propiedades antibacterianas.

Al limpiar con limón, enjuagar con agua tibia y secar con un paño limpio después. Una de las pocas cosas que no se pueden limpiar con zumo de limón es todo lo que es de latón plateado. Aparte de eso, aquí listo algunos ejemplos:

1. Limpieza de metales: latón, cobre, cromo (grifos), hierro (las planchas o parrillas para la carne o pescado). Usar medio limón y sal para limpiar. Luego enjuagar con agua y secar. Hay que tener cuidado con los baños de plata y las antigüedades. Siempre probar una pequeña cantidad antes de limpiarlo todo. No usar en las sartenes u ollas con teflon antiaderente.

2. Limpieza del horno y microondas: Colocar una taza llena de agua en unas tres cuartas partes con un par de cucharadas de zumo de limón en el microondas. Calentar hasta que hierva. No abrir la puerta durante otros 10 minutos. A continuación, limpiar las partículas de comida con un paño limpio y seco para el microondas, húmedo para el horno.

3. Limpieza y desinfección de la tabla de cortar y superfícies de la cocina y baño: El zumo de limón diluido limpia las manchas de las tablas de cortar y desinfecta. Frotar el zumo de limón puro sobre la mancha y dejar reposar hasta que las manchas se desvanezcan. Se puede dejar durante una noche, después se enjuaga bien y se seca. Para las superfícies de baño y cocina se puede enjuagar inmediatamente. Para los cristales y espejos, también se podría usar, pero al tener azúcares naturales, si no se enjuaga, puede quedar un poco pegajoso. Por ello, yo prefiero limpiar los cristales con agua y vinagre. Así con una pasada ya hay suficiente.

4. Limpieza y desinfección de plásticos: Remojar los recipientes de plástico y tuppers con zumo de limón diluido para quitar las manchas y los olores. Agregar un poco de bicarbonato de sodio y fregar, enjuagar y secar o colocar en el lavavajillas.

5. Desinfección de los desagües de la cocina y del baño: echar zumo de limón directamente. También sirve el vinagre. Pero el limón huele mejor.

6. Desatascar desagües: Preparar una pasta de bicarbonato de sodio y zumo de limón. Echarla por el desagüe y dejar reposar unas horas. También sirve bicarbonato y vinagre.

7. Manchas en la ropa: Para eliminar manchas de óxido de algodón y poliésteres, hacer una pasta con el zumo de limón y cremor tártaro, y frotar la mezcla sobre la mancha. Dejar actuar alrededor de media hora, y luego lavar normalmente. Para dar luminosidad a la ropa blanca remojarla en una mezcla de agua caliente y zumo de limón y luego lavar como de costumbre. Funciona mejor si la ropa se seca al sol. El zumo de limón no se debe utilizar en sedas u otros tejidos delicados. Si no está seguro, probar en un área pequeña primero. Para manchas de grasa en la ropa, mojar la grasa directamente con el zumo. Frotar, dejar reposar y lavar. Según la grasa, habrá que realizar la operación varias veces. Si hacéis el experimento de poner unas gotas de aceite en un plato y luego unas gotas de zumo de limón, veréis que el limón “se come” el aceite.

8. Manchas de cal en cocina, baños, teteras, cafeteras, planchas: aplicar el zumo de limón directamente. Enjuagar a continuación. Para teteras y cafeteras, hervir agua y zumo o rodajas de limón, dejar reposar, enjuagar y secar. Para la plancha, hervir aparte y echar el agua hirviendo dentro del calderín. Dejar reposar y sacar el agua.

9. Quitar los olores de las manos con una solución diluida de agua y zumo de limón, o con el limón aplicado directamente a las manos. Luego enjuagar y secar.

Me gustaría que si probáis estos usos u otros del limón, me enviárais vuestras opiniones en los comentarios. Así podemos compartir nuestras experiencias. Gracias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s