El Mar: ¿cómo cura?

P1220692

¿Cómo cura el mar?

Ahora que se acerca el verano y las visitas a la playa…. He pensado en escribir sobre los beneficios del mar. Gracias a los libros y webs de la bibliografía podéis profundizar más en el tema. Porque a pesar que el mar, o la mar, está donde está, también podemos llevarnos un poco de agua o sal a casa y disfrutar de sus beneficios  lejos de él.

Un aspecto muy importante del agua marina es su mineralización, es decir, las sales minerales que contiene, que son entre 30 y 35 gr por litro. Los minerales de mayor presencia son por este órden el cloro, sodio, magnesio, azufre, calcio, potasio, bromo, carbono, estroncio, boro y silicio. Además contiene entre 20 y 30 cm3 por litro de oxígeno, hidrógeno y carbono.

Vaya, en resumen, todo lo que necesita nuestro cuerpo para vivir. Ya que nuestros líquidos corporales “casualmente” tienen la misma composición. El cuerpo de los animales mamíferos acepta el agua de mar como sustituto de la sangre sin problemas (según los experimentos y estudios que se han llevado a cabo desde René Quintón).

¿Cómo nos beneficia?

Los beneficios externos se producen por el cambio térmico, el masaje por el movimiento del agua, los iones negativos  y oligoelementos que se encuentran en el aire de mar (hasta unos 100 m del mar), la acción de los minerales en la piel que absorve los que necesita…

Los minerales que se encuentran en el mar son todos los de la tabla periódica y se dividen por la cantidad: macroelementos, microelementos y oligoelementos. Estas cantidades son también las cantidades que nuestro cuerpo necesita. Y son:

El sodio, fundamental para organizar y regular el reparto de agua dentro de nuestro cuerpo. Es el organizador del movimiento de fluidos intra y extracelulares. También es decisivo en la transmisión de los impulsos nerviosos, la actividad cardíaca y en la asimilación de las proteinas y los hidratos de carbono.

El magnesio, imprescindible para la correcta asimilación del calcio y de la vitamina C, equilibra el sistema nervioso central y para el tono de los vasos sanguíneos.  Ayuda también en la secreción de bilis que a su vez favorece una buena digestión de las grasas y la eliminación de residuos tóxicos.

El azufre, necesario para todas las células, especialmente en la piel, uñas, cabello y cartílagos. También forma parte de la insulina y vitaminas, y ayuda al hígado a neutralizar tóxicos.

El calcio, aparte de encontrarse en los huesos, tejido conjuntivo y músculos, es esencial junto con el potasio y el magnesio para la buena circulación y coagulación de la sangre, y el sistema vagosimpático (que regula la respiración y los procesos digestivos). Para fijar el calcio en el cuerpo necesitamos fósforo, vitamina D y C, flúor, magnesio, cobre…

El potasio , es el mineral regulardor del equilibrio del agua, junto con el sodio. Estimula los movimientos intestinales e interviene en la regulaci´n de las glrándulas suprarrenales.

El sílice, presente en unos 10 mgr por litro en nuestra sengre, ayuda en la asimilación de nutrientes, evita la agrupación de grasas, estimula la eliminación de residuos a través de la orina, fortalece los cartílagos y las articulaciones, previene el cáncer y la arteriosclerosis. Recientemente en Francia se ha “descubierto” que desempeña un papel en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

El litio, fósforo, yodo, cinc, hierro, cobre, cobalto, manganeso….

Y ahora viene cuando uno piensa: Y ¿yo tendré todo eso? ¿Cómo puedo estar segur@ que le doy a mi cuerpo lo que necesita? Algunos estarán tranquilos porqué pensarán que ya comen una dieta equilibrada. Muchos se atiborran de suplementos vitamínicos y minerales. NO HACE FALTA TOMAR SUPLEMENTOS VITAMÍNICOS si tomamos una dieta con diferentes verduras, frutas, legrumbres de temporada y cultivados en las proximidades del lugar donde vivimos. Hay estudios americanos que sugieren que la ingesta innecesaria de suplementos vitamínicos por miedo a no tener, es perjudicial para la salud. Así que no tomes suplementos vitamínicos a no ser que un médico te los haya recomendado o recetado. Deja funcionar tu intuición a la hora de comer. Deja que tu cuerpo te aconseje con los antojos, las apetencias….

¿Que podemos hacer?

Bañarnos en el mar, caminar en el agua y donde rompen las olas, jugar a enterrarnos en la arena (con la cabeza fuera! Y gorro!), hacer gimnasia acuática, meditar….

¿Y si NO estoy cerca del mar? puedo comprar 2-3 kg de sal marina sin refinar, y añadirla a un baño de agua a 37-40ºC.

También se puede beber el agua de mar. Tenéis multitud de consejos en  “Cómo beber agua de mar”. Es una buena guía práctica para aquellos que quieran dar el paso e incorporar el agua de mar en su dieta diaria o para aprovechar sus propiedades.

Propiedades del agua de mar: alcalinizador del medio interno (si tenemos un pH alcalino será más difícil que desarrollemos enfermedades), regulador del medio interno, nutriente celular, reconstituyente, dentrífico y colutorio, laxante, purgante, desinfectante y cicatrizante para infecciones de boca, estomacal y neutralizador de la acidez de estómago.

Además, tomada antes de comer calma el apetito, lo cual la hace apropiada para perder peso.

¿Qué puede curar?

Deficiencias orgánicas, recuperación de enfermedades o intervenciones quirúrgicas, síndrome de fatiga crónica, problemas de piel, reuma, estrés, depresión, problemas psicosomáticos, de circulación, anemia, alteraciones del metabolismo, hormonales o ginecológicos, …

¿Cómo beberla?

De forma isotónica. Eso se puede hacer rebajando agua de mar con agua dulce o bien añadiendo agua de mar al agua dulce. Si tenemos en cuenta que la cantidad de sales recomendadas diariamente es de unos 6-9 gramos al día y partiendo de la base que el agua de mar tiene 36 gramos de sales por litro, la cantidad a tomar que recomienda Mariano Arnal es de un cuarto de litro de agua de mar al día mezclada con agua, zumos u otro tipo de bebida en una proporción de una parte de agua de mar por tres partes de la otra bebida.

Precauciones:

La primera es comprobar que no somos intolerantes al agua de mar tomando pequeñas cantidades para verificar que sienta bien. La segunda es calcular la cantidad y frecuencia de bebida ya que hay gente que es más propensa que otra a tener diarrea al beber agua de mar. La tercera es hacer mezclas con zumos o bien con agua normal con unas gotas de limón. Este último truco es bueno para no aborrecer el agua de mar antes de habernos habituado a beberla.

Todo esto dando por supuesto que no sufrimos ninguna enfermedad en la que la ingesta de sal sea contraproducente.

Si no se quiere llegar a ese extremo o como paso intermedio, es bueno enriquecer el agua normal aunque sea con un tapón por litro con lo que conseguimos una excelente agua mineral con más componentes que cualquier de las aguas de manantial.

Bibliografia:

Alberto Martí Bosch, Dr, “Conferencia World Association Cancer Research”

Andreas Moritz, “Limpieza hepática” Ed. Obelisco

Andreas Moritz, “Los secretos eternos de la salud. Medicina de vanguardia para el siglo XXI”, Ed. Obelisco

Andreas Moritz, “El cáncer no es una enfermedad” Ed. Obelisco

Bryan Hubbard, “Lo que los dentistas no nos dicen”, Ed. Contrapunto

Candis Cantin Packard, “Ayurveda, la guía definitiva”, Ed. Obelisco

Carmelo Ríos, “Yoga del agua, volver al océano”, Ed Gaia

Christoper Vasey, “¡Agua! Tu cuerpo tiene sed”,  Ed Obelisco

Dr. Angel Gracia, “La dieta del delfín” autoedición

Dr. Miguel Pros, “Manual de medicina natural” Ed. Temas de hoy, y “Mocs fora” autoedición

Jean-Luc Caradeau, “Curarse con el agua”, Ed Robinbook

Jesús Torres Toledo, “Mercurio en la boca”, Ed. Obelisco

Maite Suárez, Agua: “H2O la fórmula de la salud”, Ed. Océano

Manuel Arrieta, “El código secreto del agua, claves y aplicaciones terapéuticas”

Manuel Núñez y Claudina Navarro “Cómo cura el mar” RBA Libros

Mariano Arnal, “Cómo beber agua de mar”,

Masaru Emoto, El agua, espejo de las palabras, Ed. Sirio

Masaru Emoto, El poder curativo del agua, Ed Obelisco

Masaru Emoto, La sabiduría del agua, Ed Obelisco

Masaru Emoto, Mensajes del agua, Ed La liebre de marzo

Miriam Polunin y Christopher Robbins, “La Farmacia Natural”, Ed. Acanto

Renee Quinton, “El agua de mar, medio orgánico”

Robert Svodoba, “Ayurveda para las mujeres”, Biblioteca de la Salud, Ed. Kairós

Waverly Root, “Herbes i Espècies”, Guia pràctica il.lustrada, Ed. Blume

http://aguademar.wazala.com

www.cocinaterapeutica.wordpress.com

www.mercurioenlaboca.org

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1202

2 pensamientos en “El Mar: ¿cómo cura?

    • Hi ha diverses maneres de beure l’aigua de mar:
      1. Anar a la platja i fer-ne un glopet (no gaire, que si no fa de depuratiu)
      2. Quan anem a la platja, endur-nos una ampolla de vidre i omplir-la. Així en tenim per portar a casa.
      3. Comprar-la a una botiga dietètica o productes naturals
      4. Afegir un pols de sal natural sense refinar a 1 l d’aigua que bevem. És important que sigui SENSE refinar, SENSE additius com ara “antiapelmazante”, iode, magnesi, fluor…
      Espero que t’ajudi. Petons

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s